Debo confesarte algo

Un hombre muriendo le dice a la esposa antes de morir: Debo confesarte algo.

Dime, dice la mujer.

Te acuerdas de la empleada que teníamos, ese cuerpo fue mío.

Si dice la mujer.

Si y te acuerdas de la almacenera de la esquina, ese cuerpo fue mío, solo quería que te enterarás antes de mi muerte.

A lo que la mujer le dice: Yo también tengo algo para contarte… Te acuerdas del cuartel de bomberos de la otra cuadra.

Si dice el marido:

A lo que la mujer le dice: bueno ese cuerpo fue mío.

No puedo casarme contigo

Un grave problema en la oficina, y su mujer se entera que es infiel