Estacionamiento lleno

Dios prometió a Adán una compañera perfecta