Ejercicio en el aula.

En el salón de clases dice la maestra a los niños:

-Niños, hagamos ejercicio dentro del salón, acuéstense de espalda al piso, levanten las piernas y muévanlas como si fueran en bicicleta.

Se acostaron los niños y empezaron a mover sus piernas imaginando que iban en bicicleta.

Solo Pepito tenía las piernas sin moverlas.

-¡Pepito, porqué no mueves tus piernas!

-¡Porque voy de bajada maestra!

Comprando un conejo

Ratos libres