El constructor de ataúdes

Un constructor de ataúdes iba de camino a dejar uno de sus encargos y su coche se descompuso. Para no llegar tarde, cargo el ataúd en su cabeza y siguió su camino. Un policía lo detuvo y le pregunto:

“¿Que llevas y a dónde vas?”

El hombre contesto:

“No me gusto donde me enterraron y me estoy reubicando”. El policía se desmayó.

Mi esposa se enoja porque no se decir Ignacio

Llamada al 911