El hombre con mala suerte en la final del mundial

Hay eventos que no se pueden perder así nomás. Pues es uno de los que tanto ansiaste para que ese día llegará. Hay quienes deciden ir con alguien especial. Sin embargo, dicen que los planes de la vida a veces nunca se dan por muchos motivos.

Lo cierto es que cuando tienes planeado ir a un lugar que has estado planeando tanto tiempo. Pero ocurre algo inesperado en la familia o a alguna persona muy cercana. Te ves entre la espada y la pared y te tienes que decidir por una sola cosa. Así fue el caso de este hombre que por nada del mundo se iba a perder la final de un mundial.

Un hombre acude a la final del mundial, pero su ubicación es muy mala y no ve nada. Pero en una de esas miradas ve un asiento adelante, que está en buena ubicación y sobre todo vacío. Se dirige hacia allí y le pregunta al hombre que está al lado si el lugar está ocupado.

El hombre le responde que sí.

Entonces, el hombre que estaba buscando una mejor ubicación dice: “Es increíble que alguien con este asiento se pierda la final de un mundial”.

Sin embargo, el hombre que fue consultado por el asiento le contesta: “Bueno, en realidad este asiento era de mi esposa. Lo reservamos hace un año, pero falleció y por eso estoy mirando la tan esperada final del mundial”.

Con la historia que le ha contado termina conmovido y a pesar de eso sigue buscando un asiento con la mirada. Le hace conversación al que ya estaba ubicado: “Lo siento mucho. Es muy doloroso.  Pero, ¿no pudo encontrar a un amigo o pariente para que usara el asiento?”

Mientras el hombre niega con la cabeza tristemente, le responde: “No, están todos en el entierro”.   

El genio de la lámpara y el deseo de un jefe de proyectos digitales

El auto que se movía solo