La llamada extorsiva

Una mujer le llama por teléfono al marido:

— José, necesito que me deposites dinero para ir al súper, comprar ropa, joyas, bolsas, etc.

El esposo, muy asustado, le cuelga, y ella le habla de nuevo:

— ¡Oye!, ¿por qué me colgaste?

— Pues porque ante una extorsión lo que tengo que hacer es escuchar, colgar y llamar a las autoridades.

¿Me amas?

La mujer que encuentra a su esposo con la amante