Mi esposa se enoja porque no se decir Ignacio

-Mi esposa se enoja porque no sé decir Ignacio

-Pero lo dices bien.

-Lo sé, en fin, me voy hacer ejercicio.

-¿A dónde?

-Pues al Ignacio.

La conversión al cristianismo

El constructor de ataúdes