Muriendo en paz

Mi novio estaba muriendo… Yo estaba al lado de su cama, cuando dijo con una voz débil, “Hay algo que debo confesarte” “Shhh”, dije. “No hay nada que confesar, todo está bien” “No, debo morir en paz”, respondió, “Tuve s3*o con tu hermana, tu mejor amiga, y una compañera de trabajo” “Lo sé”, susurré. “Es por eso que te envenené… Ahora, cierra los ojos”

El marido le pregunta a su mujer

No me sigas molestando