Padre e hijo borrachos

Dos borrachos se encuentran delante de la puerta de una casa, y se ponen los dos a discutir:

-Te digo que esta es mi casa.

-No puede ser. Estoy seguro de que esta es mi casa.

Y al cabo de un rato discutiendo, deciden resolver la duda llamando a la puerta para preguntar quién de los dos vive en esa casa. Entonces llaman a la puerta, y le abre una mujer que les dice:

-Muy bien. Padre e hijo borrachos. Muy bonito.

Un borracho

El marido, totalmente borracho