Pepito y la tarea

Estaba Pepito en clases cuando la maestra le dirige la palabra:
– Pepito. ¿Y tu tarea?
– Se la comió mi perro.
– ¿Pero no pudiste imprimirla de nuevo?
– No, porque sucede que mi perro también se comió la impresora.
– Esto es serio, Pepito. Tendré que llamar a tus padres.
– No se preocupe por eso profe, mi perro también se los comió a ellos.

Pepito en la Escuela

Pepito aburrido de su gato