Señales de que te has vuelto una señora y no puedes ocultarlo aunque te cause gracia

Ser la “abuela joven” de tu grupo de amigas siempre ha sido toda una experiencia que te ha llevado desde que seas víctima de bullying, hasta disfrutar cuando esas personas que se burlaban de ti y ahora regresan pidiéndote algún consejo que solo una chica como tú, que es consciente de su edad, le puede ofrecer sin problema.

Sabemos muy bien que para ti nunca ha sido un problema esa palabra de “señorita” y todo lo que implique esa etapa. Pero ha llegado esa etapa en tu vida en que ya no puedes esconder que te convertiste en toda una señora que cuando era joven decía: “yo nunca seré así”. Si no lo crees, estas son las señales que te dicen que sí lo eres y que están intentando ocultarlas.

Tienes una cobija preferida

Por nada del mundo le prestas esa cobija a alguien, pues porque es la que te abriga, te acurruca, te hace dormir bien y, sobre todo, porque es la del tigre.

Es mi cobija preferida y a nadie se la presto.

Tu agenda organizada

Si has tenido agendas o eres de esas personas que anota todo, pero en cualquier hoja y no lleva un orden. Pero ahora eres tan minuciosa que hasta usas hojas de colores para tener muy bien organizada tu agenda.

Así sé que cosas hacer durante el día.

No quieres ir al cine

Al cine de noche no te agrada mucho la idea porque te quedar dormida y ni que decir cuando estás con tu pareja en casa y deciden ver una película a altas horas de la noche.

Al cine de noche es muy tarde para mí.

Eliges las mejores ofertas

Te has vuelto en toda una experta en las mejores ofertas del supermercado. Siempre estás revisando las promociones que tienen las tiendas e incluso das tips a tus amigas o les escriben por mensaje que tales cosas están con descuento.

Tengo una maestría en las mejores ofertas.

Te dicen señora

A todas a una cierta edad nos dicen señoras y sientes que te va a dar algo. Pero no te preocupa porque eres una señora feliz y todo lo tienes bajo control.

Por suerte soy una señora feliz.

Comentarios inocentes de niños que te sacarán más de una sonrisa

¡Cuidado con la llamada que contestas!